La orfebrería de los chibchas

La orfebrería de los chibchas

En Colombia apenas sobrevivieron usos y costumbres antiguos. Los chibchas, poseedores de la cultura más evolucionada de la antigua Colombia, eran pocos en número, lo que les hizo sucumbir rápidamente ante el avance de los conquistadores españoles. No obstante, su orfebrería está considerada como uno de los mejores vestigios del arte tribal colombino. Un viaje a Colombia te permitirá conocer el arte orfebre de los chibchas.

¿Quiénes eran los chibchas?

Su origen se remonta hacia el año 3.000 a.C., cuando se establecieron en las tierras más fértiles de la cordillera oriental andina y la ribera oriental del valle del río Magdalena.

Los chibchas serán quienes funden la primera sociedad que se puede considerar organizada y de las que se tiene referencias en Colombia. Y es que eran un grupo de tribus que se organizaban en confederaciones de pequeños reinos, y que cuando más cerca estuvieron de lograr un estado unitario, la llegada de los conquistadores españoles destruyó toda esa posibilidad de organización.

Los chibchas no destacaron precisamente por tener una relación muy fructífera con la arquitectura, carecían de construcciones de piedra, de grandes edificios religiosos y civiles.

En el trabajo con las telas, la decoración de las mismas la obtenían pintándolas con distintos colores y no directamente de la trama del tejido; y  sobre la escritura ni siquiera la conocían.

Orfebrería de los chibchas

De los chibchas puede decirse que no conocieron los procedimientos para poder obtener el hierro y el cobre, y es que los adquirían a través del trueque. Esto no supondría un impedimento para que desarrollaran una orfebrería tan apreciada en la historia del arte de Colombia.

Como muchos pueblos de Colombia, los chibchas conocían diferentes técnicas para el trabajo de los metales que unidas a la extraordinaria habilidad manual que tenían les permitió hacer obras de gran valor.

La técnica orfebre de los chibchas

Muchas técnicas empleaban, como el vertir el metal fundido en moldes de arcilla, el procedimiento de la cera perdida, el martillado o el repujado; y la técnica de la filigrana, que les permitía unir finos hilos de oro mediante soldaduras de ley más baja.

Realizaban mezclas de oro con cobre en proporciones variables para obtener la aleación denominada tumbaga, que era de un bello color. En esta aleación a veces se encontraba plata entre los distintos metales que se emplearon para lograrla.

El oro se utilizaba para la producción de distintos objetos, como por ejemplo recipientes, placas pectorales, colgantes, pendientes, estatuillas que representan seres humanos o míticos, narigueras y prendedores

Entre las obras de orfebrería, destacan los pectorales, y es que se decoraban con elegantes motivos geométricosque podían ser recortados o calados, y llevaban algunos detalles en relieve. Destacar que tres de estos pectorales, notables por sus dimensiones y por su bella factura, se conservan en el Vaticano.

Una producción también especialmente característica de los chibchas son los tunjos. Estos son figuritas masculinas votivas, planas y casi de proporciones geométricas, que se formaban por una delgada lámina de tumbaga, que sirve de base. Un dibujo minucioso en relieve y de estilo afiligranado, señala los rasgos del rostro, brazos y piernas. La riqueza artística y ornamental en los tunjos sobresale entre demás obras de los chibchas por el contraste que se produce entre la estilización de la figura humana y la minuciosa descripción de los detalles.

Deja un comentario